Sal a Internet

sal

La sal marina y su tratamiento: qué debes saber

Escrito por sal 03-10-2014 en Alimentación. Comentarios (0)

Las empresas que se dedican a la comercialización de especias, como herbolarios y tiendas de productos gourmet, así como por supuesto las marcas dedicadas a vender algún tipo de sal, en ocasiones juegan con el desconocimiento de los clientes acerca de cómo se obtiene el mineral. Es verdad que podemos distinguir entre sal gruesa, sal fina o sal escamada, pero todas las sales proceden, directa o indirectamente, del mismo lugar: el mar. La diferencia está en el tratamiento posterior de este mineral y el proceso de cristalización.

Teniendo esto claro, no debemos pensar que un producto contiene propiedades especiales que no son atribuibles a la sal. Por ejemplo, no hay ninguna sal que sirva para adelgazar, ni nada por el estilo. Si queremos entender los diferentes tipos de sales que hay en el mercado, es importante que sepamos cuál ha sido su tratamiento y método de obtención.


Tipos de sales según su tratamiento

Vamos a ver algunos tipos de sal según el tratamiento que se les ofrece en el proceso posterior a la recolección y qué diferencias hay entre ellas:

  Sal marina: se obtiene de la evaporación del agua marina en salinas y simas.

  Sal marina virgen: cuando se obtiene de forma completamente natural, sin aplicación de ingredientes específicos, sólo trabajada por el sol y el viento, decimos que es sal marina virgen.

  Sal refinada: se ha purificado por un lavado y es diferente a la flor de sal y a la sal marina virgen. Puede ser de manantial, marina o gema.

  Flor de sal: la flor de sal se obtiene de la capa flotante de sal que cristaliza en la superficie del agua. Se recolecta de forma manual. A diferencia de la sal refinada, no se lava, y a diferencia de la marina virgen, no se le añade otro ingrediente.

  Sal gema: viene de yacimientos salinos naturales, no creados por el hombre. Ahora bien, indirectamente, este tipo procede también del mar, ya que en un período histórico el mar llegaba hasta allí.

  Sal de manantial: se consigue de los manantiales marinos por medio de la evaporación de las salmueras, es decir, de la sal marina que emerge de forma natural en determinadas zonas.

  Sal vacuum: es cuando el proceso de cristalización se produce al vacío.

Teniendo esto claro, cuando vayamos a comprar sal, debemos informarnos de las características de cada uno, probarlas, añadirlas a nuestros platos según corresponda y, ante todo, tener muy claro por descontado que no tienen “propiedades mágicas” de ningún tipo, ni ayudan per se a adelgazar (sólo que algunas tienen menos cloruro sódico). Es un mineral necesario para nuestro organismo y que ayuda a prevenir determinadas enfermedades, pero todo debe tomarse en su contexto científico.

Diferencias entre la cloración salina y el cloro tradicional

Escrito por sal 09-07-2014 en Piscinas. Comentarios (0)

Tradicionalmente se ha venido usando el cloro junto con otros elementos químicos para la limpieza, desinfección y mantenimiento de las piscinas. Sin embargo, desde hace algunos años (muy pocos en España, más de 30 en otros como Australia o EE.UU) viene pisando con fuerza en el sector el tratamiento de piscinas mediante cloracion salina, un sistema que se basa en una reacción llamada electrólisis y que solo necesita de sal y la instalación de un sencillo sistema de cloración.

Para los que aún no sepáis lo que es la cloración salina, ¿cuáles son las principales diferencias entre el tradicional tratamiento con cloro y este innovador sistema de cloración a través de la electrólisis?

·  El tratamiento de piscinas mediante cloro y agentes químicos puede provocar irritación de la piel y de los ojos. En cambio, la cloración salina no solo no es perjudicial para la salud, sino que ayuda a mantener la piel tersa, el cabello fuerte y a evitar irritaciones en los ojos.

·  La cloración salina da como resultado un agua inodora. Sin embargo, las piscinas tratadas mediante cloro pueden llegar a tener ese olor tan desagradable que la mayoría de nosotros ya conocemos.

·  El tratamiento mediante cloración salina no necesita de un mantenimiento continuo (sí en lo que se refiere a los valores del Ph). Mediante un sistema denominado electrólisis, la sal se convierte en cloruro sódico y posteriormente vuelve a transformarse en sal, dando como resultado un proceso circular que se retroalimenta constantemente. Por lo tanto, a la larga termina por ser un sistema más cómodo y económico.

·  El tratamiento de piscinas a través de la cloración salina es un proceso totalmente natural, lo cual no exime de utilizar otros productos como antialgas.

·  El cloro usado normalmente en las piscinas no acaba con toda la suciedad y bacterias de la piscina. De hecho, los productos químicos que se usan junto con el cloro se suelen depositar en los fondos, desagües u otros elementos de la piscina. La cloración salina no solo elimina totalmente las bacterias y renueva por completo el agua, sino que además elimina la suciedad provocada por el uso de agentes químicos con anterioridad.

Las diferencias entre la cloración salina y el tratamiento tradicional mediante cloro son evidentes a favor de la cloración salina. Quizá es cierto que requiere de una inversión inicial algo más elevada pero lo compensa con creces a medio plazo.