Escaparates originales que atrapan al cliente

Escrito por sal 17-09-2018 en negocios. Comentarios (0)

El escaparate y los expositores para escaparates de tienda son fundamentales para conseguir atraer clientes y aumentar las ventas en los pequeños comercios. Estos no tienen medios para realizar grandes campañas ni para buzoneos masivos cada poco tiempo, así que tienen que buscar otras maneras de conseguir llamar la atención de quienes pasen por delante de la tienda, para lograr que entren.

Existen muchas formas de conseguir escaparates que puedan resultar atractivos, todo va a depender del tipo de producto que se venda y de cómo quiera orientarse esta venta. La manera clásica de organizar un escaparate era poniendo en este una gran representación de lo que se podía encontrar en el interior, especialmente de las novedades. De esta manera, los clientes habituales sabían que había llegado nueva mercancía y se acercaban a echar un vistazo.

Pero hoy, las técnicas de marketing más novedosas se aplican incluso en escaparates muy modestos. Los expositores modernos permiten llamar la atención sobre aquellos artículos que más interesa vender o que pueden servir como punto de atracción, consiguiendo así que el cliente entre para preguntar por eso y, de paso, pueda ver el resto de las cosas y realizar sus compras.

Variar ayuda a llamar la atención

Variar el escaparate es una de las maneras más efectivas de conseguir llamar la atención sobre el mismo. Por eso se aconseja cambiar el escaparate con frecuencia. Se puede hacer eso organizando diferentes campañas que pueden tener que ver con el momento del año. Por ejemplo, en septiembre se puede organizar un escaparate de vuelta al cole.

Los vinilos para decorar son un arma muy buena para llamar la atención ya que combinados con los expositores pueden variar totalmente la imagen del escaparate y así, hacer que la gente se pare a verlo porque les llame la atención.

Destaca las ofertas y descuentos

Por supuesto, las ofertas y descuentos son una buena manera de conseguir atraer a la gente. Un método antiguo pero efectivo consiste en poner unas pocas unidades de un artículo a un precio muy rebajado, casi simbólico, para una fecha concreta. Eso hará que la gente lo vea en el escaparate, les llame la atención y se pasen a ver si son los afortunados.

Los descuentos en el escaparate siempre son un buen reclamo porque transmiten a quienes lo ven la idea de que dentro podrían encontrar otras cosas a buen precio que les podrían interesar aunque lo que ven no les haya llamado la atención.