El plástico realmente necesario

Escrito por sal 17-09-2018 en Comercio. Comentarios (0)

Todos estamos de acuerdo con que en los últimos años se ha abusado mucho del uso del plástico. Es fácil verlo cuando hacemos una compra grande, para todo el mes. Cuando acabamos de desempaquetar todo y guardarlo en las alacenas y la nevera lo normal es que nos encontremos con una bolsa entera de plásticos con envases para alimentos que no eran necesarios: Plásticos que envuelven el pack de cartones de leche o de cajas de agua, plásticos para los packs de latas, plásticos que cierran cajas de productos que ya están cerrados la vacío en su interior…

Por suerte, los fabricantes están cada vez más concienciados de que hay que tomar soluciones para evitar el uso superfluo del plástico que tanto contamina nuestros mares. Un buen ejemplo es de un fabricante de cervezas que va a probar a unir sus latas con un pegamento ecológico en lugar de hacerlo con las típicas anillas, que luego aparecen en los mares y que son motivo de tantos percances con la fauna marina.

El plástico como protección

Pero hay envases de plástico que sí son necesarios y de lo que no se va a poder prescindir porque garantizan la higiene de los productos que contienen. Por ejemplo, los envases plásticos para fiambres que ayudan a conservarlos y que protegen el alimento del contacto directo con las manos de todas las personas que acuden a realizar las compras.

En las compras a granel el plástico sigue siendo el elemento más utilizado, pero ya son muchas las tiendas que apuestan por los envases de papel o incluso por los botes reutilizables para poder llevar la cantidad que se quiera de producto sin tener que usar bolsas.

Plásticos menos contaminantes

El compromiso por parte de los fabricantes de packaging para alimentos está en reducir al máximo el uso de este plástico y optar por aquellos que pueden ser reciclados fácilmente. De esta manera, los envases podrán ser depositados en el contenedor amarillo y tener una segunda vida.

Los plásticos biodegradables son también una opción de futuro. Es el caso de las bolsas que están hechas con fécula de patata y que se deshacen en poco tiempo, no contaminando los mares. El plástico es necesario y no va a desaparecer de nuestras vidas. Pero sí puede cambiar el tipo de plástico que usamos y la forma en la que lo hacemos.